Rendirse o continuar

Rendirse o continuar

Este capítulo está dedicado a una de las claves más importantes para lograr cualquier tipo de éxito (la perseverancia)

Todos hemos pasado por momentos difíciles en nuestras vidas y seguro que tú no eres una excepción. La verdad es que a veces la vida puede llegar a ser tremendamente dolorosa y hasta en muchas ocasiones, parecer totalmente injusta y cruel.

Yo conozco muy bien esta sensación, pues la he vivido en innumerables ocasiones en mi propia piel y por eso hoy tras un periodo de larga reflexión he decidido escribir estas líneas intentando que mis palabras puedan calmar en cierto modo tu alma y tu ser.

En nuestra vida nos enfrentaremos a grandes retos que nos pondrán a prueba hasta límites en los que llegaremos incluso a perder la fe en todo aquello que creemos, sentimos o deseamos.

Es muy fácil llegar a este punto y tomar  la decisión de rendirse y abandonarlo todo, pues lo cierto es que estamos diseñados para hacerlo así, aunque pienso que tal vez lo correcto sería decir que esto es lo que nos han enseñado desde pequeños y el mejor ejemplo que nos han inculcado como forma de aprender que debemos apartarnos del sufrimiento y del dolor, pensando que así nos protegen, cuando lo cierto es que lo único que consiguen es evitar nuestro crecimiento, tanto personal, laboral, empresarial y por supuesto, espiritual.

¿Quién de forma consciente elegiría el dolor en vez del placer, cierto?

Lo más probable es que una gran mayoría de las personas seguramente elegirían lo último, pues esto implicaría dejar de sufrir y solo alguien que tenga muy claro que es lo que quiere elegiría la primera opción como medio para alcanzar alguna de sus metas y objetivos.

Así es, prácticamente casi todo el mundo elegiría la opción fácil, pues esta es la mejor forma de ir hacia lo que todos queremos y buscamos (la felicidad), ¿pero es este el camino que nos llevará hacia esa felicidad y éxito que tanto deseamos?

Yo sinceramente creo que no.

Todos tenemos sueños o al menos, todos deberíamos tenerlos, ya que son una de las principales razones por las cuales nos sentimos vivos y sobre todo, motivados para continuar.

Yo espero y deseo que tengas sueños que te animen a levantarte cada mañana con una nueva ilusión. Metas definidas que te brinden toda la fuerza necesaria y la convicción suficiente como para poder enfrentarte a todos esos retos que se te presentarán por el camino hasta alcanzar el éxito y tus objetivos.

Te voy a decir algo que por mi propia experiencia sé, no importa como sean de duras las batallas a las que te tengas que enfrentar en tu vida, la peor de todas con diferencia será aquella en la que tendrás que luchar contra ti mismo y contra tus ganas de querer rendirte, abandonar y dejarlo todo, pero será en ese justo momento en el que deberás recordar una sola cosa (el por qué comenzaste todo)

Cuando uno tiene muy claro este punto, lo demás por difícil, doloroso o imposible que parezca, puede un día llegar a hacerse realidad y esta es la clave para obtener la felicidad que de verdad merece la pena y la que perdurará por más tiempo.

Hay muchos motivos y circunstancias que pueden empujarte poco a poco a tomar la decisión de rendirte, pero si tienes claros tus ¿por qué? debes de continuar y no permitir que nada ni nadie te frene en tu ascenso hacia la conquista de tus metas y sueños.

Créeme, cuanto mayor sean tus sueños, más obstáculos encontrarás que quieran frenarte y apartarte del camino que has tomado y elegido, pero serán los que provengan de las personas que tú más quieres los que pondrán a prueba tu determinación y capacidad de resiliencia.

Quiero despedirme de ti con una frase que no es mía, pero creo que aplica perfectamente a lo que acabo de decirte. La frase dice así: “Todo es posible para una mente dispuesta”

Mi consejo:

Si tienes claro realmente lo que de verdad quieres, lo que buscas y lo que necesitas o mereces, no te rindas nunca y sigue adelante, porque si perseveras, si luchas con todo tu corazón, al final, el destino se rendirá a tus pies como recompensa.

Ya sea por un trabajo o un puesto que esté a tu altura, ya sea por finalizar unos estudios que puedan ayudarte a progresar, ya sea por un amor puro y real o por el motivo que tengas en mente.

¡Sigue, lucha, persevera, vence, triunfa, cree en ti!

Rendirse es de cobardes, continuar es de valientes.

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50

Comenta, comparte, enseña, vive, vuela, sueña
Gustavo Adolfo González Alfaya ( GA₂ᴾᴿᴼ ) - Copyright © (2004 - 2024)
LOBISOFT™ - Todos los derechos reservados
Elige un idioma »
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad