¿Fracaso o éxito?

ÉXITO

¿Fracaso o éxito, sabrías diferenciar uno del otro?

Sinceramente pienso y creo que si le formulásemos la siguiente pregunta a alguien ¿si pudieses elegir?, ¿qué elegirías, fracaso o éxito?, la respuesta sería rotunda, obviamente elegiría éxito sin duda alguna.

Lo cierto es que si a mí me hicieran esta misma pregunta hace unos años, yo hubiese contestado exactamente igual.

Nadie en su sano juicio al que le hagan esta pregunta responderá que elegiría el fracaso en vez del éxito, porque todo aquel que haya fracasado en su vida alguna vez, sabe que fracasar en lo que sea, duele.

Si alguien me dice: “yo es que no he fracasado nunca en nada” yo le diría automáticamente: “eso es mentira”

Creo que es bastante fácil de entender, hay demasiadas variables, así como circunstancias atenuantes y situaciones cambiantes que condicionan nuestros resultados, independientemente del esfuerzo, tiempo y dedicación que hayamos utilizado para la consecución exitosa de nuestros objetivos.

Vendría a ser algo así como querer acertar los números de la lotería a la primera.

En muchos casos, la gran cantidad de permutaciones, combinaciones, así como variables que pueden darse al combinar ciertos elementos, hacen que aquello que queremos se escape a nuestro control y lo cual nos puede llevar a fracasar en alguno de nuestros objetivos, sean estos grandes o pequeños, da igual, aquí no estoy juzgando la magnitud, sino el resultado.

Yo puedo decir que he fracasado 1 millón de veces en mi vida, he fracasado en el trabajo, en el amor, en mi empresa, en ayudar a otros, en mi familia, en mi cuerpo, en mis estudios, y en un sinfín de cosas más. Pero los fracasos, jamás han impedido que cumpla mis sueños.

Todo proyecto, no importa si es de tu vida personal, laboral o profesional, tiene fórmulas o ecuaciones que determinan su complejidad y como en toda ecuación, siempre existe una o varias variables.

La mayoría de las personas no tienen nunca en consideración la más importante de todas ellas, la variable llamada fracaso.

Normalmente cuando esas personas se encuentran de frente con ella (yo también lo hacía hace años), se derrumban, sufren, lloran, caen a veces en depresiones y en ocasiones extremas, no vuelven a levantar la cabeza.

Para mí, el fracaso es algo normal, algo con lo que he aprendido a vivir toda mi vida, algo que me ha ayudado a seguir creciendo día a día y que me ha convertido en la persona que soy.

Con el paso de los años he aprendido que el fracaso, es una variable tan importante como el propio éxito.

El éxito debería ser siempre el resultado del esfuerzo, sin embargo, normalmente el resultado depende de una serie de factores que poco o nada tienen que ver con el esfuerzo y la realidad.

Los humanos tenemos una cualidad innata para centrarnos en ver los peros, en vez de ver los resultados que esperamos, en poner excusas para autojustificarnos y así evitar tener que hacer algo de lo cual no estamos seguros del resultado final y de esta forma, nos podemos decir: “¿para qué esforzarme?, es muy probable que pueda fracasar o ser rechazado”

ERROR, no intentarlo es la mejor manera de evitar un posible dolor, que te ayude a mejorar y la fórmula perfecta para que nunca creas en ti.

Los fracasos son los escalones que necesitas subir para alcanzar el éxito.

Seguramente al ver la portada de mi libro Gente normal, sueños extraordinarios, te habrás preguntado, ¿y a qué le llama éxito su autor?

Para mí el éxito es la percepción que tiene uno mismo o los demás, sobre algo determinado y al igual que la belleza o el arte, es algo también subjetivo de cada individuo.

¿Por qué digo subjetivo?, pues lo digo, porque yo puedo estar viendo una obra de Pablo Picasso y parecerme increíble, y otra persona puede estar viendo exactamente lo mismo que yo y sin embargo, le puede horrorizar.

Algunas personas a esto seguramente lo llamarían gustos y/o preferencias, pero claramente es una percepción individual que cada individuo tiene sobre algo concreto.

Se habla normalmente de muchas clases de éxito, entre ellos: éxito laboral, éxito económico, éxito (véase tener fama, ser conocido, tener muchos seguidores, etc.), pero los éxitos para mí, son todos iguales.

Del éxito que menos se habla es del éxito personal, tal vez, porque es al que menos importancia le suele dar la gente o el que suele pasar quizás más desapercibido.

Normalmente a este último, no se le suele llamar éxito, sino más bien, superación personal.

Pues déjame decirte que el éxito es el mismo, tanto si has conseguido un gran puesto de trabajo, si has conseguido una gran riqueza, si te conocen millones de personas o si has conseguido superarte a ti mismo.

El éxito, es esa percepción subjetiva de haber logrado algo que otros o incluso tú mismo/a, no creías que fuera posible.

Cuando has superado esa barrera que tu mente decía que no, automáticamente te vuelves una persona exitosa, porque has logrado hacer aquello para lo cual, creías que no estabas preparado/a.

Todo esto que acabo de exponer es para poder decirte algo y ese algo no es para decirte que fracases a propósito, sino todo lo contrario. Lo que te estoy comentando es que luches y pongas todo tu esfuerzo y corazón en intentar conseguir tus objetivos, pero si fracasas, valora enormemente todo lo que has aprendido por el camino, porque déjame decirte que hay más éxito en el fracaso, que en el propio éxito en sí.

Recuerda siempre que de las cosas buenas poco se aprende, pues mientras estamos rodeados de ellas solo nos preocupamos de disfrutar, no de aprender.

Estoy seguro de que a estas alturas ya has descubierto que la vida es muy compleja y que no siempre se puede o se consigue estar rodeado de todas esas cosas buenas que te hacen sentir bien, por eso tu energía y tu actitud, son vitales para hacer que veas exactamente lo mismo, de diferentes formas.

Como despedida me gustaría decirte que nunca le tengas miedo a los fracasos, sé que hasta ahora te han enseñado a tenerles miedo, te han enseñado a ocultarlos, a huir de ellos como una peste, pues es lo que le han enseñado a la sociedad a pensar y lo que te han enseñado seguramente a ti también, pero… ¿sabes qué?

Quien ha difundido esa lección no solo no es buen profesor, no porque no haya sabido inculcar la lección en sus alumnos, sino porque no ha sabido entender la materia que estaba impartiendo y que por lo tanto, lo convierte en un profesional no apto para instruir a sus alumnos en una materia en la cual, no solo no domina, sino que también se equivoca y mucho.

No todos sabrán apreciar tus fracasos como éxitos, pero lo importante es que tú entiendas que sí lo son, porque créeme, te garantizo que con cada fracaso que acumules en tu vida, estarás más cerca del verdadero éxito.

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50

Comenta, comparte, enseña, vive, vuela, sueña
Gustavo Adolfo González Alfaya ( GA₂ᴾᴿᴼ ) - Copyright © (2004 - 2024)
LOBISOFT™ - Todos los derechos reservados
Elige un idioma »
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad