100 razones para amar y odiar

100 razones

Seguro que has escuchado a alguien decir alguna vez la siguiente pregunta: ¿cómo puedo amar y odiar al mismo tiempo a una misma persona?

La respuesta es seguramente bastante sencilla, tal vez lo mismo que te hace odiarla, es lo mismo que te hace amarla o tal vez lo que odiamos es alguna de las circunstancias, actitudes o acciones que percibimos de esa persona por la cual tenemos sentimientos muy profundos.

¿Y cómo puede ser esto posible?

Tanto amar como odiar son sentimientos muy intensos que se manifiestan en nuestro interior de una forma muy parecida, pues ambos sentimientos afectan directamente a nuestra mente y nuestro corazón.

Y aunque estas palabras son en sí totalmente equidistantes en cuanto a su significado, la línea divisoria que hay entre ellas puede ser muy fina, de ahí que puedan confundirse fácilmente.

¿Los sentimientos de amor y odio pueden llegar a convivir juntos?

Sí es una realidad, pero los sentimientos que no son compatibles entre si son el amor y la indiferencia, pues aquella persona que ama a otra, no puede sentir indiferencia ante la misma.

¿Y por qué pueden convivir juntos estos sentimientos?

Verás, amamos a una persona por todo aquello que nos hace sentir, por lo que significa para nosotros, por cómo nos cuida o trata, por el cariño que nos da, por su compañía y atención y por un sinfín de cosas más que pueden ser importantes para nosotros.

Del mismo modo podemos odiar (no quizás a la persona) sino alguna de sus circunstancias, actitudes o acciones que nos afectan a nosotros de forma directa o indirecta.

He aquí el motivo de poder amar y odiar al mismo tiempo, pues amamos las virtudes y odiamos los defectos.

Como ya dije al comienzo también puede darse el caso de que aquello que odiamos sea lo mismo que amamos, pues tal vez aquello que a nosotros nos molesta sea lo mismo que nos hace crecer y evolucionar.

Y como sabemos, evolucionar lleva implícito una transformación de nosotros mismos y dicha transformación en muchas ocasiones también implica un cierto grado de dolor, esfuerzo y sacrificio.

Podría poner muchos ejemplos, el entrenador que día tras día obliga a su atleta a pasar por las pruebas más duras para que cuerpo y mente trabajen al unísono, la oruga que se convierte en mariposa o el profesor que exige más a su alumno porque sabe que tiene un enorme potencial por exprimir, serían solo algunos de los muchos casos posibles.

A veces odiamos que nos obliguen a salir de nuestra zona de “confort” o zona en la que estamos cómodos en la incomodidad, porque tenemos miedo a lo que podemos encontrar una vez no estemos dentro de ese falso círculo de protección, pero déjame decirte que a lo que realmente debes tenerle miedo, pánico y pavor es a quedarte siempre dentro de esa zona en la que no vas a progresar ni evolucionar jamás.

Si no odiamos el alcohol cuando nos lo vierten sobre una herida, ¿por qué odiamos a las personas que nos causan el mismo efecto beneficioso para nosotros, no te parece absurdo?

A mí personalmente sí me lo parece.

Para terminar, te diré que en una pareja pueden darse también las mismas circunstancias de amor y odio que comentaba anteriormente. Y seguro que podríamos enumerar 100 razones más por las que decidir rendirnos y terminar esa relación o incluso, no llegar a iniciarla.

Pero si encuentras una persona que te ame de verdad y se preocupe por ti indistintamente de cuales sean tus circunstancias o problemas, ten por seguro que si le correspondes como merece esta nunca te abandonará, pues solo necesitará una única razón para elegir quedarse a tu lado por el resto de vuestras vidas. Mi consejo es que no malgastes tu tiempo odiando a quien te ama, ama a esa persona pues ella también te ama a ti y si tienes la fortuna de encontrar a alguien que además quiere ser el “alcohol” que cure tus heridas, reflexiona sobre la gran suerte que tienes, pues no todo el mundo está dispuesto a ser odiado para ayudarte a ti a crecer y evolucionar.

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44, 45, 46, 47, 48, 49, 50

Comenta, comparte, enseña, vive, vuela, sueña
Gustavo Adolfo González Alfaya ( GA₂ᴾᴿᴼ ) - Copyright © (2004 - 2024)
LOBISOFT™ - Todos los derechos reservados
Elige un idioma »
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad